jueves, 19 de diciembre de 2013

ALEGRÍA

No podía ser otro el tema tan cerquita la Navidad. ¿Pero qué alegría? No ésa que viene del buen carácter, que igual que viene se va. Sino aquella que dice Jesús que nadie nos puede quitar. Yo encontré su fuente en un mes de silencio que hice hace algunos años. Todavía conservo la anotación que hice en mi cuaderno y que hasta hoy traigo a mi memoria todas las mañanas y cuando me muerde la serpiente de la melancolía y la tristeza. Cinco palabras constituyen ese gran secreto de la alegría perenne: Tú eres mi hijo amado. Y la experiencia interior de la alegría y la ilusión que tiene mi Padre Dios por haberme creado, por mi existencia. El resto: las circunstancias, mis éxitos o fracasos, incluso mis pecados, las personas que me rodean, unas veces agradables otras -pobrecillos- amargados, los proyectos y los recuerdos,…. todo son oportunidades para amar y servir a mi Buen Padre Dios y ayudarle a salvar a sus hijos, mis hermanos. Las cosas no nos positivizan o nos malean. Si esta fuente mana en ti y en mí somos nosotros los que positivizamos todo, aunque el efecto no se vea en el momento, como cuando el bálsamo toca la carne contraída y parece que se queda fuera, inútil, pero luego va penetrando suavemente, llenando de frescor y fragancia el interior del cuerpo. La Navidad es la celebración de este misterio del Amor que Dios te tiene, estés como estés, porque eres su hijo, su hija. El Hijo de Dios se hizo hombre para que los hombres fuéramos hechos hijos de Dios le gustaba repetir a san Agustín por estas fechas, y no por casualidad las fiestas navideñas terminan con el Bautismo del Señor y esa voz dirigida a cada uno de nosotros: Tú eres mi Hijo amado en quién me complazco. Creetelo, sé que no es fácil, a mí tampoco me lo resulta, pero su abrazo insistente no deja espacio a la duda. Vence quien abraza más fuerte -dicen- y El ha venido a abrazarte hasta que dejes de llorar y te lo creas: Tú eres mi hijo, mi hija amada, mi alegría y mi ilusión. Feliz Navidad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada